¡VETE A HACER PUÑETAS! (V): IRSE A LA PORRA

Continuamos con la serie ¡vete a hacer puñetas! en la que analizamos expresiones populares cuya raíz la encontramos en el mundo del Derecho.
La expresión “irse a la porra” viene del ámbito jurídico militar, en especial en tiempo de campaña o de campamento. En estas instalaciones rara vez había oportunidad para contar con un calabozo o similar. Así ya en tiempos de los tercios de Flandes, el Sargento Mayor dirigía sus tropas con un garrote o gran bastón de mando que era denominado porra, al detener la marcha de las tropas éste venía clavado en la tierra y en torno a la porra se montaba el campamento.
            Cuando un soldado era sorprendido cometiendo una falta o una acción contraria a las órdenes de su superior, era “enviado a la porra” en espera de su sanción y por tanto era sinónimo de arresto de penalidades en un futuro inmediato, aunque de facto lo soldados acudían allí a sentarse a esperar su “condena”.
            Posteriormente esta expresión pasó al lenguaje actual, con el significado que todos conocemos, pero su origen como el de tantas otras es jurídico y militar.
            Si te gustó este post te gustará:

A buenas horas mangas verdes

Llevar los bártulos

× ¿Cómo puedo ayudarte?