C/ Perú 4- 2º izda 47004 Valladolid

+34 983 203 345

info@abogadoars.es

Post Header

APRENDE A RECLAMAR II: MEDIOS PARA REMITIR NUESTRA RECLAMACIÓN

Una vez realizado nuestro escrito de reclamación. Ahora debemos remitirlo a la empresa en cuestión y debemos elegir el cauce adecuado para ello.

Veamos a continuación los más habituales y, lo más importante, su valor probatorio en caso de no llegar a una solución extrajudicial y tengamos que plantear la reclamación judicial.

Correo ordinario.- Introducimos en un sobre, dirección, sello y al buzón. Es el más simple medio de envío pero tiene escaso valor probatorio pues la factura del envío y una posible fotocopia que conservemos de nuestro escrito sólo demuestra que mandamos una carta pero no podremos probar ni que la recibió el reclamado ni tampoco el contenido del sobre que le enviamos.

Carta certificada con acuse de recibo.- Metemos nuestro escrito en un sobre y ponemos dirección en el sobre pero no el sello y acudimos a la oficina de correos allí nos dan un impreso de cartulina color rosa y que rellenamos con los datos del reclamado (destinatario) y remitente (nosotros). Acto seguido se pega con el adhesivo que trae la el impreso en la parte trasera de nuestro sobre si lo hemos hecho bien no se verá nada de lo que pusimos pues queda del lado no visible.

Esta parte es el auténtico “acuse de recibo” y es lo que, cuando nos llegan a casa, nos hace firmar el cartero lo arranca del sobre y nos quedamos con la comunicación (por ejemplo las multas). Si las enviamos nosotros ese “acuse” nos lo remiten a casa con el día, hora y firma de la persona que lo recibió.

En cuanto al valor probatorio ya podemos probar que el reclamado recibió una carta (bastaría con aportar el “acuse de recibo” rosa firmado) pero no prueba el contenido de la comunicación por lo que podría decirse que en el sobre contenía una felicitación navideña. Por eso siempre debemos conservar fotocopia de todo lo que enviamos (aunque no tengamos prueba de todo ayuda en caso de duda).

Burofax con certificado de texto.-Tiene muy poco de fax, pero es el medio habitual de mayor valor probatorio. En este caso acudimos directamente con nuestro escrito a correos sin sobre. Allí les indicamos que queremos poner un burofax con certificado de contenido rellenamos un impreso con los datos de destinatario y remitente y les damos el escrito a remitir. Ellos se encargan de todo. A nuestra casa llegará una carta con nuestro escrito certificado por un funcionario de correos como enviado al destinatario en fecha “tal” y también un acuse de recibo con el momento exacto y la firma del receptor que lo recogió.

Es por ello que el BUROFAX es el que mayor valor probatorio tiene pues una vez remitido podemos probar que (y cuando) remitimos un escrito de reclamación, el contenido del mismo y si lo recogen, quien lo recogió. Por ello es también el más caro.

¿Qué coste tiene cada uno? Para un escrito de una página: Si lo mandamos por correo ordinario  0,37 € en 2013, carta con acuse por debajo de los 4 € y Burofax por debajo de los 20 €. Ni me molesto en referir el coste exacto pues varían al alza cada año un céntimo como mínimo.

Con lo aprendido ya estamos preparados, no hay excusas: ¡a defender nuestros derechos!

Álvaro Rizo Sola

Abogado Valladolid

Letrado del Ilustre Colegio de Abogados de Valladolid

Entrada en: abogadoalvarorizosola.blogspot.com

author

Álvaro Rizo Sola

leave a comment