C/ Perú 4- 2º izda 47004 Valladolid

+34 983 203 345

info@abogadoars.es

Post Header

EL CASO DE MI VIDA (LENTITUD DE LA JUSTICIA: CASO PRÁCTICO)

Hoy comentamos lo que podría llamar “el caso de mi vida”. Corría el año 2008 acababa de entrar en el Despacho, entonces sólo era pasante pero ya entraba en las primeras consultas con clientes como asistente del letrado.

Un cliente se había caído en una instalación pública del pueblo, lesionándose de cierta gravedad. Me empecé encargando de la reclamación pertinente a la entidad local. La misma no dio resultado pero ya era 2009 y como recién colegiado me puse al frente de la reclamación patrimonial contra la administración.

Seguimos luchando y el tiempo pasaba, nos vimos obligados a acudir al Contencioso Administrativo, el cliente seguía renqueante de su lesión y yo ya iba por mi tercer año de colegiación. Al fin nos dieron la razón contra la aseguradora de la instalación y la entidad: debían pagar.

Pasaban los meses, contra toda razón y en todo su derecho la aseguradora recurrió, nos opusimos. Por aquel entonces yo ya era socio de ese Despacho y el cliente ya no creía en nada. Al llegar a la ejecución era necesario un costoso informe médico valorador, eso nos paró casi un año, al fin el cliente pudo costearlo y seguir adelante.

Así llegó 2013, un momento importante en mi carrera pues decido emprender mi aventura en solitario pero con casos y clientes muy especiales para mí. En mi Despacho anterior ni me preguntaron, ya sabían que uno de los escogidos era éste, se había convertido en algo personal.

Al fin abonó la aseguradora una parte importante de la indemnización pero recurrió y de nuevo en su derecho “un pico” de 470 €, esto retrasó todo otro año. Así llegamos a 2014 seis años después del incidente esta semana mi cliente ha cobrado todo, al fin se cerraba el “caso de mi vida”.

Durante el caso algunos de los actores se han independizado, casado, separado, enviudado e incluso sido padres.

Gracias a Dios la gran mayoría de casos en menos de un año se han resuelto razonablemente, pero en estos otros conviene no olvidar que la justicia lenta es casi injusticia y sólo hay una solución para prevenirla: medios económicos y humanos.

Dedicado a T.M. por todo lo que ha pasado.

Álvaro Rizo Sola

Abogado Valladolid

Entrada en: abogadoalvarorizosola.blogspot.com

author

Álvaro Rizo Sola

leave a comment